Dios está conmigo Yo no estoy solo Nunca ha faltado quien me diga que nunca podré